Ir al contenido principal

¿Acceso a medicamentos o acceso oportuno y de calidad a medicamentos?


 


Por: Hannah Escobar

Twitter: @MissMelindres

Química Farmacéutica – Maestra en Políticas Públicas

Palabras claves: acceso a medicamentos, pendientes de medicamentos

Mucho se habla y se especula acerca del acceso a los medicamentos en Colombia, y no es raro que la idea se convierta en un estandarte para vender propuestas de valor en compañías farmacéuticas, operadores logísticos y hasta para formular políticas públicas. Y queda la sensación de que cada actor está percibiendo de forma distinta la palabra acceso y está haciendo un análisis y sacando conclusiones con base en su perspectiva. Por todo esto uno comienza a preguntarse si de verdad el objetivo al mencionar acceso a medicamentos en el país se encuentra enfocado en el paciente. En salud podríamos definir escuetamente el acceso como la capacidad que tiene un individuo de acceder a la terapia que requiere. En lo personal, considero que esta visión es útil para muchos análisis o presentaciones gerenciales; de hecho, hay un viejo boletín de 2017 en el cual el Ministerio de Salud y Protección social, desde su Dirección de Regulación de la Operación del Aseguramiento en Salud, Riesgos Laborales y Pensiones, publica unas cifras bastante interesantes:

 


Figura 1. Medicamentos entregados por parte del SGSSS

Fuente: Tomado del Boletín del Aseguramiento en Salud N.o 01 - Primer trimestre de 2017

 

Digo que son interesantes, precisamente por la forma en la que las explican: De igual forma, el SGSSS entrega cada vez más la totalidad de los medicamentos que les son formulados a los afiliados, aunque en este aspecto persisten brechas importantes. Esto se observa en el aumento del 12,4%, entre 1997 y 2016, del porcentaje de personas afiliadas al SGSSS que manifestaron que los medicamentos formulados le fueron entregados por parte del SGSSS (figura 1). Queda la sensación de que, efectivamente, la aproximación del acceso a medicamentos, en este caso, está de acuerdo con la simple definición que sugerí anteriormente; y tampoco queda claro en el documento si hablan del acceso propiamente o de la garantía de cobertura de una determinada necesidad, sin detenerse a validar algo más allá de la percepción del usuario en la Encuesta de Calidad de Vida (ECV). La cosa es que los medicamentos deben ser entendidos como servicios de salud, pues al no acceder de forma oportuna a una terapia medicamentosa de calidad, un paciente se ve expuesto a obtener resultados negativos en salud a pesar de asistir a una cita o control médico. Así que una de las preguntas que les debemos hacer a los pacientes sería: ¿Le entregaron a usted oportunamente todos los medicamentos de su fórmula médica? Esto por cuanto así los medicamentos hayan sido entregados en su totalidad, es probable que no haya sido de forma oportuna. En farmacia algunos consideramos que es mejor asegurarse. Delimitar.

Pero, aunque no se les preguntara a los pacientes la información, o se les preguntara de forma incorrecta, tendríamos que pensar que las autoridades disponen de información suficiente en bases de datos de facturación para determinar si a un paciente determinado, en un momento determinado, se le entregaron TODOS los medicamentos formulados. Aun así, esa información no sería confiable y depurarla sería bastante complicado, pues solo se radica una factura de un servicio de salud una vez que el servicio se ha prestado y la cuenta está cerrada. No obstante, en el año 2013, el mismo Ministerio de Salud y Protección Social, quizás comprendiendo este tipo de inconvenientes con la información, emitió la Resolución 1604 que, entre otras cosas, tiene como objeto establecer los lineamientos que se deben tener en cuenta para dar cumplimiento al mecanismo excepcional de entrega de medicamentos en un lapso no mayor a 48 horas en el lugar de residencia o trabajo del afiliado cuando este lo autorice, como consecuencia de la entrega incompleta de los mismos al momento de la reclamación, pero que, además, más adelante, en el Capítulo II, Artículo 3, dice que se crea el Sistema de Monitoreo, Seguimiento y Control de la entrega de medicamentos, que tendrá como finalidad servir de herramienta de información a las autoridades en ejercicio de las funciones de inspección, vigilancia y control que deban adelantar frente al citado mecanismo. Este sistema permitirá, además, la toma de decisiones, la formulación de políticas y el monitoreo regulatorio que requiere el Sistema en cada uno de sus componentes.

Así las cosas, y sabiendo que desde 2013 tenemos, o deberíamos tener, dicho sistema de monitoreo, cómo es que a la fecha las cifras de acceso oportuno a medicamentos no son tan claras, ni siquiera para las compañías farmacéuticas, y que no las conocemos en boletines periódicos que nos ayuden a entender un poco la toma de decisiones en salud, como la regulación de precios de medicamentos que ha generado desabastecimientos reportados en el mercado. Es el caso de la inmunoglobulina humana normal y de algunos anticonceptivos, por no ir muy lejos.

Lo único que digo es que este es un tema tan amplio e interesante para los pacientes, que bien convendría ponerle más atención. Yo no sé ustedes, pero a mí me gustaría muchísimo ver los boletines de la información recopilada por el Sistema de Monitoreo, Seguimiento y Control; y no solo verlos: que además nos den la información por aseguradores, IPS y operadores logísticos acerca de la oportunidad en el acceso y el cumplimiento del mecanismo excepcional objeto de dicha resolución. En lo personal, considero que sería un verdadero acto de transparencia, y también nos ayudaría a los usuarios del sistema a conocer bien a nuestros actores a la hora de tomar decisiones. Soy partidaria de las decisiones informadas, me parece que es el mínimo principio de racionalidad. Y entendiendo que la salud es un derecho fundamental que garantiza el Estado, las decisiones en cuanto al aseguramiento las toma el usuario final, y un usuario más informado quizás tome mejores decisiones. No sé… pienso, tal vez ingenuamente, que al verse expuestos en sus malas prácticas farmacéuticas, algunos de estos actores no tendrán otra opción que ajustarse a las necesidades de los pacientes o, simplemente, desaparecer.

Los invito a leer la Resolución 1604 de 2013 y a exigir lo que en ella se establece, si alguna vez han tenido dificultades para acceder a sus terapias farmacológicas y, por supuesto, a exigir su cumplimiento en los niveles que corresponda. Yo, por lo pronto, seguiré pidiendo a la autoridad nacional que nos muestre los informes de acceso oportuno a terapias farmacológicas en los cuales se basa la toma de decisiones en políticas públicas inherentes al sector farmacéutico.

 Referencias

Ministerio de Salud y Protección Social. (2017). Boletín del Aseguramiento en Salud, p. 11. Bogotá. Recuperado el 7 de agosto de 2020 de https://www.minsalud.gov.co/sites/rid/Lists/BibliotecaDigital/RIDE/VP/DOA/boletin-aseguramiento-i-trimestre-2017.pdf. 

Ministerio de Salud y Protección Social, (2013). Resolución 1604 de 2013 Por La Cual Se Reglamenta el Artículo 131 del Decreto–Ley 019 de 2012 y se dictan otras disposiciones. Bogotá. Recuperado el 7 de agosto de 2020 de  https://www.minsalud.gov.co/sites/rid/Lists/BibliotecaDigital/RIDE/DE/DIJ/resolucion-1604-de-2013.pdf.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

A tu salud y a la mía

Por: Carolina Soto Salazar, médica de la Pontificia Universidad Javeriana Twitter: @c_ssalazarPalabras claves: perspectiva de género, derechos humanos, salud intercultural, interseccional, interdisciplinaria, transdisciplinaria

Cuánto le cuesta a un país el consumo de bebidas azucaradas